Olor de vida, olor de muerte

La verdad de Dios tiene un olor especial, es el olor del conocimiento que se nos manifiesta por Cristo Jesús, nuestro amado hermano. Ese olor puede ser emanado por cada quien lo sirva con sinceridad y lleve los frutos de su experiencia de arrepentimiento y consolación a aquellos que sientan la nece­sidad de retornar a los brazos del Padre Celestial. Si las personas aceptan al mensaje de Jesús, que es el mensaje del Padre, ayudadas por cada cristiano que realmente sea un soldado de las huestes de Dios, y no sólo de himnos, un guerrero de luz que marche decidido a arrebatarle almas cautivas al demonio, ese soldado de Cristo, cual­quier devoto cristiano, será, seremos, de un buen olor para Dios, mas, si las personas rechazan la obra redentora de Cristo, sigue aquel siendo un buen olor para Él porque estamos en el cumplimiento de su voluntad, a pesar de que las personas no respondan al arrepentimiento y a la exaltación espiritual que se les predica. Y en esos casos, siguiendo la lectura de 2 Corintios 2:14-17, “Olor de muerte para muerte y olor de vida para vida”

Ramatis Zand

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.