Difundir lo Aprendido

Todos los cristianos tenemos la gran obligación de enseñar lo aprendido de la Palabra de Dios, de acuerdo cada cual, con la denominación que representa y con el ejemplo. Aquellos que han sido enseñados deben enseñar, no convertirse en diques que no dejen pasar la palabra de Dios hacia los hermanos carentes de ella. El conocimiento para salvación debe fluir, solo así se cumplirá el Plan de Salvación de la Humanidad. Nadie tiene derecho a detener el conocimiento en si mismo, sólo se transformará en una piedra de tropiezo para los demás debido a su egoísmo.

Toda la humanidad tiene derecho a recibir la Palabra de Dios, de manera que es necesario enseñarla. Debemos preparar el camino para cuando venga Cristo a la manera de cómo Juan Bautista preparó el camino al Señor.

Ahora cientos de Juanes Bautistas de todas las denominaciones predican en el desierto desde donde logran rescatar algunas almas. No hay nada mas importante que enseñar la verdad de Cristo.

Ramatis Zand

Los comentarios están cerrados.