El rosal

¿No ves que tu rosal se marchita día a día?.
Cuando la lluvia no le basta, ¡Cuánto lo he cuidado!, lloran sobre él mis ojos y sin embargo muere.
Pronto, pronto, dale, le faltan tus sonrisas.

Ramatis Zand

Los comentarios están cerrados.