De altísima montaña

Sólo soy una voz que balbucea sagradas palabras que en mi se mueven como aguas de manantiales; sólo soy su cauce buscando en ti destino, mas, las aguas y las fuerzas que las mueven, vienen, tú lo sabes, de altísima montaña.

Ramatis Zand

Los comentarios están cerrados.