El mejor esfuerzo

Esperando el momento del término de todos los planes divinos, el hombre aún se resiste a hacer su mejor esfuerzo para llegar a ser un hijo fiel de Dios. Recordemos constantemente que todas las cosas que se nos han pedido han sido para nuestro beneficio, por ejemplo, se nos ha pedido hermandad, amor, unión, benevolencia, constancia para entrar en el camino que lleva a la vida eterna. ¿Vosotros pensáis que todas estas cosas se logran sentados cómodamente esperando que lleguen? No hermanos. Todo esto se consigue haciendo un gran trabajo de voluntad, de esfuerzo que implica traer a sí, los mejores sentimientos para cada persona que logre entender que todo se alcanza con la voluntad y el verdadero deseo de cambio. Debemos deciros que el amor se logra sintiendo amor, esforzándose para ser agradable, para ser sincero para ser amoroso, para ser un ser digno a los ojos de Dios. Para llegar a esto, debemos esforzarnos y no es un favor que hacéis, sino que es nuestro deber, pues Dios quiere que sus hijos sean amorosos y unidos y perseverantes en el camino espiritual. Recordemos que debemos tender la mano a nuestro hermano que está caído, no con críticas sino con voces de aliento para que vuelva a levantarse y seguir su camino. Debemos ser discretos, diligentes y así obtendremos aquellas glorias en los cielos. Con esfuerzo sabemos que se logran todas estas cosas, y la recompensa será que estaremos en dignidad para el encuentro final en que se llamará por su nombre a cada uno y se mirará directamente a nuestro espíritu en donde encontraremos el fruto hermoso de este esfuerzo que será del agrado de nuestro Padre que está en los cielos. Cuidaos de la maledicencia del inicuo, de las perversiones del mundo, de las sutilezas de Satanás, no caigáis, mas bien, elevad vuestros espíritus para que vuestro Dios, que está en los cielos, mire con agrado y no se decepcione de su creación que ama fielmente hasta este final. Recordad todas aquellas cosas que se nos dijeran anteriormente pues ellas son verdaderas. En ellas se han impregnado los mejores deseos de estas buenas nuevas de salvación para aquel que sigue a su Dios con todo su corazón. Recordemos que, en esta pequeña esfera, debemos afirmar nuestro amor y confianza en aquel ser maravilloso que clavara su vida en un madero para brindaros vida eterna. Haced que estas cosas puedan realizarse en plenitud para que gocemos juntos del beneficio eterno en la bondad infinita de nuestro Amado Creador. Seguid trabajando, seguid adelante no os canséis, pues es corto el camino.

Esperando que la alegría, la paz y la fraternidad estén siempre entre vosotros os dejamos en la paz reverencial.

A.y A.

25.09.95

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s