Caminemos con fe

Los hijos de Dios que cumplan con las leyes y con los mandatos obtenidos a través de las enseñanzas que sistemáticamente se les ha impartido y que han cumplido con devoción y con amor, estos seres fieles serán protegidos por el reino celestial, otorgándoles todo aquello que necesiten para subsistir y para vestir y  satisfacer todas aquellas necesidades que el hombre requiere para poder progresar y poder vivir. Mas, serán alcanzados por la espada de la justicia aquella gente que ha hecho iniquidades y que ha puesto confusión en las vidas de otros, ellos serán aniquilados y destruidos para siempre para que no quede ni un solo rastro de su paso por la tierra.

Debemos esforzarnos por no hacer nada incorrecto, no pongamos en juicio las cosas de Dios, solamente amemos en profundidad, seamos devotos, fieles, castos, puros, traigamos hacia sí la santidad perfecta del amor de Cristo que al dar su vida hizo un servicio a la humanidad que quiere progresar. Con gran amor esperamos que la lealtad y la fidelidad hacia Dios crezca cada día para vivir en un mundo mejor; esperamos ansiosos el momento de llegar hasta Dios con nuestro amor y cariño para que de una vez por todas entendamos el plan de salvación que es la causa de tantas polémicas entre el pueblo de Dios. Caminemos con fe en medio de la destrucción que se cierne en este planeta. Concretemos en nosotros mismos esa fe inconmovible a la cual hacemos hincapié que debe existir en los corazones puros de lo seguidores de Cristo.

Queridos hermanos caminemos todos unidos en esta etapa difícil para que las circunstancias sean llevaderas y pongamos amor en nuestras actitudes para que la energía positiva entre a nuestros hogares y nos proteja de todas aquellas cosas que debamos ejecutar.

Sabemos que hay momentos difíciles, que las dificultades son muchas, que las personas varían su forma de ser, pero nosotros no debemos hacer que esto nos perturbe, ni menos aún imitar esas acciones, pues la inestabilidad y el cambio de personalidad hacen que las personas sean dudosas a la vista de Dios. Pongamos énfasis en corregir los errores pasados y enderecemos los caminos para que mañana cuando seamos llamados, tengamos la misma devoción, el mismo deseo de progreso, la misma esperanza y la misma alegría de llegar al encuentro de nuestro amado Padre. Dejemos de lado los malos entendidos, y las palabras engañosas pues esto retrasa y hace que nos sintamos defraudados de las personas.

Que el cansancio no nos abrume pues ya la meta está cercana y tenemos que reunir fuerzas suficientes para alcanzarla. Cumplamos con Dios y estaremos felices en la esencia espiritual de nuestra vida.

En la paz reverencial.

A. y A.

11-08-98

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s