Completando el ciclo de esta era

La complacencia del Padre al ver las acciones piadosas de sus devotos es de gran mérito para aquellos que toman sobre sí esta responsabilidad. Escuchemos con atención el grito de alegría que sale del espíritu cuando obramos correctamente en el camino de la redención. Escuchamos esa voz cuando nos sentimos complacidos al completar otra jornada de esperanza para los que vienen a satisfacer su gran necesidad de aguas de vida espiritual en las fuentes y manantiales que la iglesia universal de Cristo dispone para purificar y robustecer las almas de todo devoto.  

 

En estos tiempos, que son tan estrechos, la humanidad carece de amor y de comprensión para tratar los temas espirituales que servirán de herramientas para el camino que debe seguir cuando el llamado sea perentorio y empecemos a entender esas cosas que nos parecían tan lejanas y que sólo en un abrir y cerrar de ojos podremos ver cercanas e inmediatas. Completando el ciclo de esta era, entramos en actividad espiritual, en la cual debemos y sabemos que hay que avanzar, que no podemos descender, pues, quien ha logrado suficiente avance debe estar atento como para no echar por la borda todo lo adquirido: son tiempos de conservar los bienes espirituales. Los convenios que hemos contraído no los hemos pactado con el hombre sino directamente con el Salvador del cual emana la sabiduría eterna y el gran amor hacia los seres, que esforzados, han caminado por esta senda de la verdad y de la realización como personas únicas y hermosas en la luz de Dios.    

 

Nuestros hermanos mayores nos aconsejan que debemos seguir esforzándonos en este camino que a veces es duro, conflictivo, que provoca oposición y que a veces también se presenta un poco enredado para aquellas personas que no entienden claramente el llamado de atención que nos hacen para indicarnos la entrada correcta. Caminemos espiritualmente juntos hermanos, alcemos la mirada al cielo, no perdamos la esperanza, no perdamos el valor aún en estos tiempos difíciles. Empecemos cada nuevo día con cánticos, con oración, con aquellas cosas que son de agrado al Señor para que seamos resguardados de las asechanzas enemigas las cuales nos hacen y harán engañosas ofertas y nos tentarán con engañosos pretextos para que desistamos de este camino. Oremos hermanos, por la humanidad doliente, por el indolente, por el presuntuoso, por el codicioso, para que su conciencia sea abierta y pueda entrar en ellos la luz de esperanza que quisieran conocer aunque fuese en el final del camino. Instamos a nuestros hermanos a ser reverentes, puros de alma y de corazón y devotos hijos de Dios,  para que, luciendo vestiduras de luz, podamos presentarnos ante el Padre con la dignidad que pide a sus hijos.

 

Paz reverencial.

 

A. y A.

 

13 Septiembre 1998

2 respuestas a Completando el ciclo de esta era

  1. Catalina dice:

    Muchas gracias maestros por estas palabras que llegan como una luz en los momentos dificiles.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s