La voluntad

La voluntad es la fuerza interior que el hombre ocupa cuando debe hacer una acción difícil requerida por el quehacer diario de la vida.

A veces, el hombre en su vida, a través de la voluntad, ha podido hacer trascender el espíritu y la disciplina, alejándolo de hechos que pudieron causar menoscabo para su diario vivir, o superar alguna acción de difícil solución. El hombre está sujeto a tentaciones, las cuales, si no desarrolla la voluntad para reprimir o eliminar estas agresiones físicas o psicológicas, se verá perdido al no desarrollar esta fuerza interior.

 

Cuando el hombre posee voluntad, ninguna decisión que tome será difícil, pues, al desarrollar esta virtud, propia del hombre, estará exento de cometer errores que pudieran hacer que su vida se viera amenazada por situaciones adversas; por ejemplo, un hombre que esté dado a algún vicio si no desarrolla correctamente la voluntad jamás podrá deshacerse de este flagelo. También en el aspecto sexual, si el hombre se ve acosado permanentemente por ofrecimientos sexuales, si no ha desarrollado la voluntad caerá rendido ante esta tentación deleitosa para la carne, no importándole las consecuencias. Podéis ver cuánta gente se deja llevar por cosas que le dañan: mienten para dar gusto a otros, actúan de una manera engañosa, sabiendo que esto les traerá nefastas consecuencias.

 

Vemos que muchas religiones enseñan a sus fieles a desarrollar esta cualidad, pues, a través de ella quedan preservados de las nefastas consecuencias que, al no tenerla, representan para la humanidad en general. Vemos también en muchas áreas el beneficio de la voluntad, por ejemplo, el hombre trabajador que debe llegar a su trabajo puntualmente todos los días, debe desarrollar el hábito de la voluntad para ejercer sus deberes a pesar de que a veces lo que él hace no es de su pleno agrado, pero al tener esta responsabilidad, crece en él la voluntad para poder hacer su vida más llevadera.

 

En estos días los hombres han dejado atrás esta virtud, abriendo paso al desenfreno, a la lujuria y a los placeres de la carne con todas sus consecuencias. Vemos como caen en estas prácticas aquellas personas débiles que se dejan llevar por la invitación del mundo a este aquelarre que ofrece la humanidad, que no profesa ningún sentimiento hacia las cosas de Dios. Y también vemos que algunos que profesan religiones caen en todas estas faltas, no tanto sexuales, sino que también en otras, como las malas palabras, el mal actuar, el mentir, la difamación, la estafa y tantas otras cosas que sería muy largo enumerar. A pesar de creer en Dios estas personas hacen toda clase de cosas, por eso es bueno en estos días poner un poco de conciencia y empezar a desarrollar esta virtud, que llamamos voluntad, la cual hará un gran beneficio en la vida de las personas que quieran superarse espiritual y físicamente en este trayecto de la vida. Pongamos un ¡hasta aquí! al desenfreno, a la dejadez, a la indiferencia, a la timidez.

 

Desarrollémonos como seres llenos de voluntad para erguirnos en este camino como verdaderos hombres a la altura de quien dio su vida por nosotros, mostrando la más grande voluntad, al someterse a un castigo injusto por salvar a esta humanidad que tanto Él ama.

 

A. y A.

2 respuestas a La voluntad

  1. Carmen dice:

    Es triste mirar a nuestro alrededor y ver como las personas se dejan llevar por las “Costumbres actuales”.
    Ya han dejado de ser personas, solo permanecen los entes que como marionetas se mueven al ritmo del mundo y la sociedad.

    Gracias por el mensaje, es importante tener presente en cada instante de nuestra vida que somos seres creados por el Padre quien solo nos da amor.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s