Roguemos por los caídos

Al recorrer el camino deseado, el hombre hace que Dios busque la forma de sacarlo de la gran pesadilla en que vive habitualmente por su forma de ser. El hombre no se ha dado cuenta de la gran oportunidad que ha tenido en la búsqueda del espíritu, pues, ha ideado contra Dios. A pesar de no distinguir el beneficio que se le ha dado él reacciona con desdén, desprecio y mal humor para las cosas de Dios. Este ser, ha desperdiciado la oportunidad de ser tan grande y poderoso como quisiera Dios que fuese.

No seamos como estos hombres, hagamos que nuestra confianza en quien nos ama crezca cada día más, pues Dios está esperando que el hombre recapacite para poder ayudarlo en el último tramo de salida.

Reflexionemos, busquemos las cosas del espíritu, pues también debemos poner en nuestra mente las cosas positivas y verdaderas que encontramos en la sabiduría de la verdad eterna de Dios Mismo. Recordad que nuestra mejor guía es la esperanza, en la cual debemos poner toda nuestra fe de que estaremos muy pronto anhelantes de mirar frente a frente a nuestro querido hermano mayor, Jesús, que está expectante, esperando que su sacrificio sea fructífero y no en vano. Sigamos los pasos de él, y veremos ese gran amor fluyendo del corazón, derramándolo sobre todos los seres que buscan a Dios. Oremos muchas veces, hasta saciarnos del amor de Dios y podremos disfrutar del gran festín donde el amor y la paz, la hermandad y todas aquellas cosas buenas del espíritu serán para nosotros el gran premio a la perseverancia de este camino que mediante el aprendizaje y la constancia trae consigo la llave maestra para nuestra salvación.

Agradezcamos cada día el beneficio que Dios nos entrega mediante su amor y su misericordia.

Roguemos por los caídos, y los que serán destruidos, pues ellos verán caer todo lo inicuo y el sufrimiento será inmenso, mas nosotros, hijos de Dios, oremos para que el hombre tenga un verdadero arrepentimiento y un acto de contrición en este último tiempo para su beneficio, para que relucientes estemos, esperando el turno para ser rescatados para este último tiempo del fin, y así encontremos la meta señalada.

En la paz reverencial.

A. y A.

18-02-2006

2 respuestas a Roguemos por los caídos

  1. * dice:

    Que triste es ver que algunas de las personas que amamos se están perdiendo día a día con su soberbia e incredulidad hacia las cosas de Dios. Que felicidad enorme llenaría nuestro corazón poder verles amando al Padre, creyendo en él y sirviendole. Reconociendo el error en que han llevado sus vidas. Pienso en el apostol Pablo, que a pesar de lo horrible que hacía a cristianos, fue capaz de convertirse a Jesús y amar a Dios, a tal punto de dar su vida por él. Que feliz sería yo si viera que aunque sea pocas personas se volvieran a amar al Dios que tanta paz y bendiciones nos da. Gratitud en mi corazón por las palabras que se nos entregan semana a semana.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s