Divina Madre

Rindamos honores a la Divina Madre que con su cálido amor nos acompaña a través de nuestra existen­cia librándonos de las rebeliones de Satanás. En su calidez y misericordia levantamos la esperanza, levantamos la sabiduría, levanta­mos la templanza y todos aquellos dones que nos regalan generosamente las divinidades y maestros que nos acompañan.

Sintamos en nuestros corazones la dulce ternura de nuestra Madre Espiritual y dejémonos llevar por su amor que es como una llama azul, verde, amarilla, violeta o ro­ja, para que nos envuelva en el sublime don de la sabiduría y aleje de nosotros la ira, el enojo, el rencor, la ambición desmedida, la lujuria y la pereza, pues estos enemigos nos acosan y asechan cada día para vencernos en alguna forma y ganar una batalla que nosotros no debemos perder. Reforcemos nuestra voluntad y nuestro amor para perfeccionarnos en las virtudes y desechar todo aquello que nos malhumora y nos perturba. Recuerda que hay alguien que no nos deja subir a al­canzar el lugar que nos corresponde, roguemos pues a nuestra hermosa Madre para que ella, con su dulce protección, nos ayude a llegar a ese lugar de dicha eterna.

Pongamos nuestro empeño en derrotar y aniquilar al enemigo mediante las prácticas enseñadas para que podamos presentarnos puros y sin mancha ante la presencia de nuestro amado Dios. No nos confundamos con espejis­mos efímeros; tomemos las manos de nuestro Salvador y sigámosle para que nos lleve al lugar bendito donde estaremos en paz, humanidad y amor.

Entrelacemos nuestra esperanza con su dulzura, y así, suavemente, sin sentir el más leve temor estaremos cumpliendo la meta tan deseada. Bañemos nuestro Espíritu en las aguas profundas del arrepentimiento, gocémonos con estos logros, riámonos con verdadera alegría porque ya está la puerta abierta y la invitación está hecha. Cumplamos las promesas, honremos cada minuto de nuestra vida, amemos cada gesto amable y alabemos a Dios con todo nuestro corazón. Comed el fruto de la esperanza para que al fin sea hecha la luz.

A. y A.

1995

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s