Fomentar las virtudes

Nuestro amado Señor nos ha dicho que fomentemos nuestras virtudes para que nuestro camino sea mas fácil y llevadero, pues es poco el tiempo que queda para que nos nombre y nos llame a su presencia. Sabemos que estamos en el camino de la verdad cristiana y que todo buen devoto sirve lo mejor posible a Dios. Esperamos que todos aunemos nuestros corazones para que el espíritu de Dios toque nuestras almas y no seamos indiferentes al dolor y las necesidades humanas.

Nuestro Padre quiere que nos apoyemos mutuamente en la fe, en la humanidad, en la humildad. Debemos ser como niños inocentes para agradar a nuestro Padre; no debemos dejar que los malos pensamientos nos invadan; debemos resistir las tentaciones y los ataques de la oscuridad, debemos defender nuestra posición a cualquier precio ya que es tan importante salvar nuestra alma. Como está dicho en el Salmo 91 “el que habita al abrigo del Altísimo morara bajo la sombra del omnipotente”. Esto quiere decir que debemos orar y orar hasta que el Padre nos escuche pues sabemos que hay seres que interfieren en este onda o frecuencia de comunicación y no dejan que nuestras súplicas lleguen a lo alto. Por eso debemos orar y levantar nuestro espíritu haciendo de nuestra vida un templo donde no debemos dejar pasar al enemigo. Confiemos en Jesús y en sus dignificantes promesas. Él nos aconseja que estudiemos las escrituras, que busquemos su mensaje y que no nos dejemos engañar. Sólo Él es nuestra luz. Su sangre bendita derramó por nosotros y nosotros, aunque indignos de ser como Él, tenemos la obligación de enmendar nuestras faltas y seguir su camino. Brillemos pues con su amor y su misericordia. Amémosle a través de nuestros hermanos, miremos con amor a la humanidad para que a través de nuestra mirada haya una luz de esperanza para aquellos que están perdidos en la multitud de sus pecados. Confiemos nuestra vida, alma y corazón al amado Cristo y esperemos el día en que Él venga a levantar nuestros corazones ante su presencia. Alabémosle en el pensamiento, palabra y obra con amor y reverencia como es de buen hijo hacerlo.

Paz reverencial.

A. y A.

1995

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s