Estados internos errados

Se sabe que la vida interior de cualquiera de nosotros es como un imán que atrae ocurrencias exteriores: si pensamos en desgracias, seremos desgraciados; si pensamos en robar, seremos ladrones, si en virtudes… “La tentación hace al ladrón”: la practica de la virtud hace al santo. Se sabe que según pensamos así actuamos: somos lo que pensamos. Por esto Cristo Jesús nos advirtió que no debemos pecar ni siquiera con el pensamiento. Debemos eliminar, por lo tanto de nuestra mente los estados psíquicos errados, esos estados que de continuo nos conducen a pecar porque fijamos nuestra mente y nuestros sentimientos en el preámbulo del pecado.

Para descubrir estos estados psíquicos errados debemos auto observarnos, debemos escudriñar dentro de nosotros mismos hasta averiguar qué nos mueve a hacer tal o cual cosa, por qué pensamos esto y no aquello, por qué nos dejamos llevar por tales o cuales inclinaciones, etc. Los estados de conciencia equivocados pueden ser corregidos, mas, no podremos corregirlos si carecemos de principios para guiarnos o si estos principios se basan en la moral relativa por la cual aquellos cobran importancia según el momento y los intereses personales, naturalmente, egóicos. No es así para los cristianos quienes encontramos nuestra guía moral en los evangelios; doctrina inalterable “per se”, aunque si sujeta a diversas interpretaciones que de cualquier modo, todas ellas son tendientes a la salvación del prosélito. Si logramos pasar de la teoría del evangelio a su práctica y lo aplicamos en nosotros mismos, alteraremos la naturaleza de ciertos sucesos externos indeseables, que se agazapan en nuestra mente y sensorio para hacernos caer, porque habremos descubierto cuales son nuestros estados internos que los atraen y podremos corregirnos. Situaciones externas destructivas provocadas por la ira, podrían convertirse en inofensivas y hasta constructivas mediante la inteligente corrección de los estados interiores errados que la motivaron.

Desechando las emociones negativas y los pensamientos pervertidos o vanos, uno puede cambiar la naturaleza de los sucesos desagradables y situarse en un nivel de evolución espiritual próspero. Llamamos emociones y pensamientos negativos los que nos separan de las virtudes cristianas, no los que son contrarios a nuestro valorar relativo circunstancial. Quien no corrija los estados psicológicos errados será una y otra vez víctima de atracciones fortuitas tomando parte en ellas según lo lleven sus propios defectos. El defecto es el arma oculta que Satanás tiene dentro de cada cual, su semilla maldita, su aliado por cuyo intermedio nos encadena a su dominio. Quien aborrezca ese germen alevosamente adherido a nuestra vida interna y quiera cambiar, originará un nuevo orden de cosas. Obviamente que no puede cambiar de estado espiritual quien no haga, esforzadamente, un cambio en sí mismo, no hay acto mágico que pueda producir ese cambio, sino el trabajo perseverante. Hay quienes pretenden que cambiarán sus vidas si obtienen el premio mayor de la lotería, pero a muchos esto sólo les trae un cambio externo, internamente continuarán siendo los mismos, siempre aflorará en ellos la propia medida de su esencia, su nivel o calidad de ser. Lo que han recibido del mundo, pronto será reflejo de lo que son internamente.

Debemos alumbrar nuestro camino, que a veces iniciamos a oscuras, con las luces de las virtudes aunque ahora parezcan tan lejanas a tantas personas que buscan apoyo en los valores relativos.

Algunos piensan que es posible modificarse cambiando el exterior de sí, sus apariencias internas y externas, intentando mediante actos mecánicos ser otro; inicialmente esto puede ser de ayuda si tenemos por modelo a imitar la vida ejemplar del hombre justo, los cuales no son escasos; los apóstoles Pablo, Pedro, Juan y todos los demás, y muchos otros justos, y sobre todos, nuestro modelo superior: Jesús. Nuestro hermano mayor nos dio una ley mayor que la ley del Talión la cual por mucho tiempo fue una ley justa que ayudó a civilizar al hombre, porque antes de su vigencia, por una mano se pedía todo el brazo, por un diente, toda la dentadura, por así decirlo. La ley del Talión, con todo lo fuerte que nos parezca, y tal vez fuera de época para algunos, tiene en la actualidad muchas personas que le dan vigencia: ante una ofensa, ofenden; ante un insulto, insultan; al ser agredidos, agreden, etc. Para muchas personas la ley del Talión es más fuerte que la ley del amor. Pero Jesús nos dice que ante la ofensa debemos perdonar, nos dice que no debemos responder injuria con injuria, nos dice que debemos responder con bien a todo mal. Esa actitud es la que debemos imitar para adecuarnos a un estado psíquico correcto. Debemos aprender a enfrentarnos a todo suceso y circunstancia con la actitud apropiada producto de nuestra práctica evangélica sin auto engaños, Jesús nos dejó su herencia ¿no la tomaremos?

Si buscamos gozar con esa herencia sabremos que los sucesos externos no son más importantes que el modo de reaccionar ante ellos. Para cada cual un suceso será importante o no, según cómo afecta a sus intereses egóicos o no. Si somos golosos, el alza del precio de los pasteles nos afectará intensamente. Los mártires cristianos no valoran su muerte tanto como su adoración a Jesús y la salvación de sus almas.

No olvidemos jamás que acontecimientos insignificantes podrían llevarnos a la desgracia si no eliminamos ese estado interior equivocado que nos tienta a reaccionar inapropiadamente. Por los periódicos sabemos que hay asaltos y aún muertes por robar un cigarrillo o cosas sin gran valor. Visto esto, debemos considerar que no sólo debemos evitar las grandes y claras tentaciones que nos afligen, sino también que debemos estar alertas a los pequeños estados de conciencia errados. Debemos estar alertas para percibir los más tenues defectos, de lo contrario estos crecerán en nuestro lado oscuro, es decir, en aquel lugar interior donde dejamos de alumbrar con nuestra conciencia, aquel lugar donde se alimentan de nuestras energías negativas, y alguna vez, ya poderosos, nos atacarán para destruirnos.

Debemos pues entonces, estar con nuestra conciencia moral despierta, esto es, alerta tanto en los acontecimientos externos como en los internos, percatándonos de lo que ocurre a nuestro alrededor y dentro de nosotros mismos y obrando en consecuencia con las normas cristianas. La mejor arma que el individuo puede manejar en la vida, es un estado psíquico correcto unido a la emoción y al obrar afín, en otras palabras con la mente, el sentimiento y el acto alineados en un mismo propósito. Tal actitud, robustecida por las normas cristianas nos da fuerza para obtener el triunfo.

Ramatis Zand

4 respuestas a Estados internos errados

  1. miguel dice:

    Muchas gracias.
    Palabras perfectamente iluminadas, solo nos resta a nosotros pedir fortaleza para llevarlas a la practica, con gran convencimiento,la poderosa fe todo lo hace posible, asi lo prometio nuestro amado padre celestial.

    Bendiciones, queridos hermanos.

    • luzdelalma dice:

      Agradecemos sus palabras y estamos de acuerdo en pedir fortaleza para poder practicar las enseñanzas que nos dio nuestro Señor Jesuscristo, debemos aumentar nuestra fe en Él y en nuestro Padre Celestial, con lo cual conseguiremos que se cumplan sus promesas.

  2. ELY DE SAN BERNARDO dice:

    ESTOY AGRADECIDA, POR LA SABIDURIA QUE ENTREGA LA PAGINA, YA QUE ES PARA LOS QUE BUSCAMOS CON ANHELO
    VIVIR LOS CAMBIOS QUE DESEAMOS EN NUESTRAS VIDAS, PARA
    SER APLICADAS PUES ES COMO PODEMOS LOGRAR SER HIJOS AGRADECIDOS DE DIOS. SOLO PIDIENDO LA FE Y VOLUNTAD PARA LOGRAR SOSTENERNOS EN QUIEN SOLAMENTE PUEDE DAR ESTA BENDICION NUESTRO AMADO SEÑOR JESUS.
    GRACIAS.
    ELY DE SAN BERNARDO.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s