La puerta estrecha

Debemos ser diligentes, fieles amorosos, pacientes, debemos desarrollar el anhelo por el progreso que nos llevará a la presencia de nuestro Salvador.

Cuando nos veamos abrumados y sintamos que las esperanzas se nos van y nos sintamos solos, sólo digamos; ¡Padre heme aquí, soy tu hijo! y Él enviará la compañía que necesitaríamos para ese momento de soledad, pues nuestro Padre está siempre atento a cada necesidad que tengamos, siempre que cumplamos con Él y le demos la importancia que Él merece.

Muchas veces nos alejamos de Dios haciendo de nuestra vida una rutina adormecedora la cual nos lleva a la insensibilidad y al abandono de nuestras prácticas amorosas, confiamos en que Uds. no dejarán adormecer sus sentidos por la mentira y la borrachera intelectual de los mensajes del enemigo. Pensemos en superarnos, en salir adelante, en ser dignos, en vernos limpios de alma. No nos engañemos sintiéndonos santos, si no cumplimos. Seamos fieles a Dios, pues estamos en tiempos difíciles donde la duda llega profundo a los corazones de los justos, pues, Satanás, se encarga de poner insatisfacción en nuestros corazones.

La confianza que pongamos en Cristo siempre será la mayor inversión que hagamos, pues Él con su amor y misericordia; nos recompensará la diligencia con que hagamos nuestras labores y además, la ayuda al prójimo nos traerá la satisfacción de haber cumplido con el mandato divino.

La constancia en las prácticas de superación nos acercarán cada día más a nuestro Salvador, pues Él jamás se cansa de la torpeza nuestra; siempre a cada momento, nos manifiesta su amor. Deuteronomio 4:15-17 nos dice: “Guardad, pues, mucho vuestras almas; pues ninguna figura visteis el día que Jehová habló con vosotros de en medio del fuego, para que nos os corrompáis y hagáis para vosotros escultura, imagen de figura alguna, efigie de varón o hembra, figura de animal alguno que está en la tierra, figura de ave alguna alada que vuele por el aire”: agregamos, pues Dios está delante de ti cada vez que sea necesario.

Estos versículos de la Biblia nos demuestran lo importante que es la oración y el estar siempre dignos y dispuestos para Dios. Debemos esforzarnos para entrar por la puerta pequeña donde espera nuestro amado Jesús.

A. y A.

4 respuestas a La puerta estrecha

  1. Anónimo dice:

    Es muy importante saber que somos sostenidos a traves de esta página,la cual nos señala el difícil momento
    que se vive en estos tiempos, por lo cual agradezco los mensajes que nos mantienen en alerta, y nos sostienen en los principios de la fuerza de la fe, que nos lleva a Dios.
    Gracias,por el mensaje oportuno, ya que en estos momentos es muy fácil caer, pero muy difícil levantarse, con estos mensajes nos reafirman el deseo de la lucha de los que esperamos en el Señor Jesus.

    Ely. de San Bernardo

  2. Carmen dice:

    Es impresionante darnos cuenta que cuando nos entregamos a Dios, cuando confiamos en EL, sin dudas sin tropiezos, con amor y humildad de corazón se abre un gran camino donde la luz que alli descubrimos nos continuará eluminando a pesar de toda la oscuridad que pueda existir a nuestro alrededor.
    Dia tras dia doy testiumonio de que Dios existe, y su amor y misericordia las siento cada día más y con más fuerza.
    Gracias por el lindo mensaje

    • luzdelalma dice:

      Tal como dice su comentario, sin duda que entregándonos a Dios y confiando plenamente en Él de todo corazón, recibiremos las respuestas adecuadas a nuestros requerimientos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s