Crecientes esfuerzos

Llegando a la culminación final de los tiempos y compenetrados todos en el quehacer del espíritu, reflexionando en el pasado, vemos con satisfacción un avance seguro en las materias espirituales que abrazan apasionadamente a los justos que se han polarizado en el bien, siendo así la contraparte de la humanidad caída.
Debemos crear nuestro cuerpo alado para llegar a encontrar ese lugar anhelado durante tanto tiempo. Es menester hacer crecientes esfuerzos para conseguir el equilibrio en nuestro accionar y esperar con fe y convencimiento, todos esos acontecimientos que se nos han señalado anteriormente. Comprendemos que estamos siendo hostigados por circunstancias que se nos presentan a cada momento en nuestras vidas, mas no temáis, pues, vuestros maestros y ángeles cuidan de vosotros en este tiempo de dificultades.
Comenzando a encontrar esa salida, vemos que ya las señales se han completado y que aquellos están dispuestos a encauzar estas actividades finales con el propósito de que ninguno se pierda. Debéis orar y meditar; recapacitad en cada término del día, mirando vuestra actitud, sentimiento y sensación de cada cosa que habéis logrado hacer en beneficio de otros y de vosotros mismos. Escudriñad las escrituras con ahínco para que podáis tener una visión clara de los objetivos que Dios busca en vosotros. No os sintáis solos pues, seréis siempre socorridos en los momentos difíciles que están ocurriendo.
El justo ve con mucha pena que muchos que fueron sus camaradas se están perdiendo al ser contaminados con la escoria contaminante de la malignidad de los espíritus de baja estofa. Recuperad las fuerzas, el tesón y el ahínco para salir con fuerza al encuentro y la lucha, con el convencimiento de que nada ni nadie podrá venceros ni amedrentaros en la batalla del espíritu donde debemos ser vencedores a toda costa. No perdáis la proyección que os habéis trazado anteriormente y que debéis mantener fija en el tiempo para que vuestras metas sean enaltecidas y glorificadas en el nombre de Dios quien os ama por ser sus hijos, por hacer este gran esfuerzo que os cuesta y os perturba en ocasiones. La duda es causa de fracaso, mas la claridad del alma no deja que caigáis en el atolladero. Debéis clamar a vuestro Padre Amado durante el día y durante vuestros sueños para que la comunicación sea permanente con Él y nada ni nadie, ni ningún espíritu maligno presente en vuestras vidas pueda perturbaros.

Recordad que todas las cosas prometidas se cumplirán y los justos, verán este hecho realizado.

En la paz reverencial.

A. y A.

7 de noviembre de 1999

2 respuestas a Crecientes esfuerzos

  1. Carmen dice:

    Es gratificante, y además un privilegio que en momentos tan dificiles como los que se está viviendo, continuemos recibiendo estos mensajes que nos llenan de alegría y esperanza.

    Una vez más muchas gracias

    • luzdelalma dice:

      Estimada Carmen: Gracias por su comentario. Efectivamente es un privilegio que, a pesar de la maldad que día a día vemos en nuestro mundo, sigamos recibiendo mensajes esperanzadores para todos aquellos que siguen los caminos del Señor. Debemos seguir trabajando con fe y justicia para superarnos espiritualmente y así también poder ayudar a otras personas para que rectifiquen sus caminos y puedan lograr la salvación de sus almas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s