Miremos a nuestro rededor

Miremos a nuestro alrededor, veamos la impudicia desatada, veamos cómo el ser humano ha perdido la dignidad, cómo ha perdido la facultad de amar, la facultad de servir, pues, todos, ensoberbecidos sus corazones, se sienten como los amos del planeta, y de sus hermanos, el hombre, olvidando que han dejando atrás la mansedumbre y el amor que puso nuestro Servidor, Jesús, que vino a la tierra a servir y no a ser servido, siendo el rey de reyes. El hombre ha endurecido su corazón suponiendo que Dios ignora todas sus bajezas, mas, este engaño que se hace a si mismo, perturba su camino y le quitará la salvación.

A pesar de estar en conocimiento de la desolación del mundo, muchísimas personas insisten en seguir cayendo al abismo profundo de todas aquellas cosas que ofrece el demonio a los que se dejan engañar por la perversidad, la injusticia, el rencor, la ira, la prepotencia, la soberbia y por la indiferencia.

Examinemos el estado en que se encuentra hoy el mundo: hambre, inundaciones, terremotos, muertes súbitas, enfermedades, cambios atribuidos al calentamiento global o a cualquier hecho con que quiere el hombre disfrazar la profunda causa de tanta tragedia, el hombre mismo. Mas, este ser no quiere ver la realidad de lo que hace y hará de este mundo, tampoco quiere verse a si mismo como el lastimoso ser en que se ha convertido y engañosamente huye de sí y se pierde en la degradación de su alma.

Recordemos cuántos llamados de Dios y sus voceros han sido hechos en todos los rincones del mundo y en todos los tiempos, proclamando el evangelio con las normas de justicia y de redención que se nos ofreciera para nuestra salvación, mas, el hombre en esta última hora, cuestiona no sólo la palabra de Dios sino la existencia de nuestro Padre amoroso, creando propios ídolos. ¡Qué manera de rechazar este amor grande y sublime que se da en forma gratuita y sin ningún compromiso!, sí, en cambio, con la seguridad que si hacemos lo correcto estaríamos regresando al hogar espiritual. Hacemos en este día un nuevo llamado para que el hombre se arrepienta y vuelva a ese redil en donde estará a salvo de todas estas cosas que son malas. Roguemos con el corazón el perdón y la recapacitación de nuestras acciones en la tierra. Hagamos ese esfuerzo para ser merecedores de las bondades de nuestro Padre que, angustiado en los cielos, ve su obra perdida, seámosle de pequeño consuelo cumpliendo con nuestra misión de presentarnos ante Él perfectamente limpios, dignos de ser acogidos por los ángeles y maestros que nos esperan amorosos. Pongamos alegría en nuestras vidas, hagamos florecer el amor en nuestro corazón, limpiemos nuestros rincones obscuros, mantengamos la esperanza para que podamos edificar nuestra alma y nuestro futuro espiritual cimentados en las cosas del creador.

Recordemos que estamos siendo preparados para hacer grandes cosas, no sucumbamos, pues, debe ser suficiente aquel amor que se nos diera desde el principio de los principios, como agua fresca que ha regado nuestro espíritu año a año, momento a momento, durante todas nuestras vidas sin pedir nada a cambio, sólo amor. Confiad en el Padre, Él siempre estará con nosotros, si nos presentamos en oración con un espíritu puro y sincero. Regocijémonos en el amor de la hermandad, compartamos, alabemos y veremos la prosperidad tanto del espíritu como en lo material, pues nuestro dueño siempre está atento para cuanto necesitamos.

Paz reverencial

A. y A.

02-09-2007

4 respuestas a Miremos a nuestro rededor

  1. Ely de San Bernardo dice:

    Estimados hermanos: Les doy gracias a Dios y a ustedes, que nos hacen mantener viva la voluntad de seguir perseverando en el camino de nuestro amado Jesucristo, quien nos ha proteguido con su amor y misericordia, bendita la palabra del Señor que nos enseña y corrige nuestros herrores y nos hace un llamado al arrepentimiento de nuestras malas acciones. Solo nos queda esperar confiados en el Señor
    y en su perdon pues sabemos que este es el unico
    camino para continuar aferrados a su santa volunstad. Mis afectuosos cariños, se despide
    Ely. de San Bernardo.
    Muchas Gracias.

    • luzdelalma dice:

      Estimada hermana Ely, agradecemos su comentario y la instamos a seguir confiando en Dios y en su amado Hijo Jesucristo, continuar perseverando con alegría y fe en el camino que nos mostró nuestro Señor durante su estadía aquí en la tierra. Él es el ejemplo que debemos seguir siempre, sirviendo y amando a todos los seres que habitan en nuestro planeta.

  2. Caminante dice:

    En este camino la nube social mas las propias limitaciones hacen que el ver la luz sea un esfuerzo.
    Con esfuerzo vi la luz, la luz del alma, y asi busque en internet, entonces se presento mas claro. Los encontré y vi que no estaba sola, que somos varios. Dios me guio hacia la luz y caminando desde el alma reduje los tormentos terrenales. Desde ese momento siento que todo acontecimiento es un salticar en un césped mullido.
    Dios me guio, Dios me llevo, y hoy me trae aquí a escribir estas líneas..
    No es fácil, en un mundo tan descreído, donde esperamos el fin del mundo en vez de la salvación del alma. Pero por suerte llega ese día, ese día en que uno se sienta a pensar, porque voy a esperar el fin del mundo si puedo ir en busca de la salvación de mi alma.
    Dios esta, nos habla. Hay quienes no lo quieren escuchar, creo que vienen con el arrastre de desoírlo en vidas pasadas, aprendamos en esta, en la que hoy nos ha tocado, tan dura, tan pesada, tan castigada. Recompensémonos, miremos a nuestro alrededor y reconozcamos el escenario que hemos construido: que nos gusta, que no nos gusta? Que podemos mejorar? Cuanto depende de nosotros? Disfrutemos ese camino, agradezcamos a Dios y a su naturaleza, pidámosle, pero pidámosle solo si creemos que nos lo dará, si crees eso, dalo por hecho, pero no te engañes, fíjate de no darlo por fracasado antes de pedirlo, de vos depende. Sos la clave de tu éxito, pedile y ve a buscarlo. El camino es entretenido, tan solo para llegar a lo que querés. Lo bueno y lo malo, esta porque asi tiene que ser. Hay que saber comprender y agradecer las circunstancias, todo es para nuestro aprendizaje. Con él llegamos a la paz del alma. Mis mejores deseos a cada uno de ustedes.

    • luzdelalma dice:

      Estimado Caminante: Gracias por su comentario. Todo ser que busca con humildad la luz, la palabra de Dios. la hallará, tal como Jesucristo lo prometió hace ya 2000 años. A pesar de todas las interferencias que hoy existen para encontrar el verdadero camino, si con fe, amor, humildad, alegría, voluntad y perseverancia cumplimos con su palabra, Él nos protegerá y nos guiará por el camino correcto y así podremos salvar nuestras almas y también ayudar en el Plan de Salvación para que el prójimo también pueda salvarse. Estamos aquí para aprender y para superarnos espiritualmente, agradeciendo su infinita misericordia para con nosotros y teniendo siempre la esperanza de que alcanzaremos la vida eterna prometida.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s