Tu mirada

En tu mirada luminosa y oscura me encontré un día. Dime tú por vida mía, ¿Dónde estabas?, ¿Dónde en tus blancas y mullidas nubes me mirabas?
Sentí tu llamado, sentí tu presencia, ¿Es ternura o es conciencia lo que del viento salía?

Tu mirada me seguía donde quiera que yo iba, siendo yo el que perseguía anhelante tu presencia y tu llamada.

Toca mi alma, resplandece junto a mí, que quisiera yo morir a renunciar a ti. El camino que me indicas no es fácil, ya lo sé, pero jamás podré negarme a seguir la huella de tus pies. Donde quiera que tú vayas en pos tuya quiero ir, por caminos que me lleven pronto hacia la luz. Y en tu luz y en tu mirada, fundirme quiero como leño ardiente, en la inmensa llama de tu amor.

A. y A.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s