Perlas de enseñanza

Amado Cordero que derramaste tu sangre sobre la humanidad perdida, dadnos (dame) con ella la vida para entrar al paraíso y encontrar nuestra (mi) alma bañada de luz.

Porque tu presencia magnífica nos (me) trae la dicha, la esperanza, la vida eterna prometida, te damos  (te doy) gracias.

¡Oh Cristo Jesús, Amado Hermano, Amado Padre, Amado Dios que nos (me) sacas de las tinieblas y nos (me) llevas a la luz, te damos (doy) nuestros (mis) votos de amor por el sacrificio hecho con tu vida y con tu sangre, derramando en ella todas las virtudes para que cada cual de aquel que te siga sea merecedor de tu bondad!

En este día (noche) que llega amado Señor, te invocamos (te invoco) para que tu presencia siempre esté con nosotros (conmigo) y podamos (pueda) seguir esos tus pasos maravillosos donde florecen todas las mejores intenciones y las dádivas amorosas que nuestro Dios nos ha regalado.

Amén.

Por A.  y  A.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s