Seamos dignos de Dios

12 de febrero de 2012

Hablando de tiempos sin tiempos, vemos que hay un vacío en las mentes de la humanidad. Estas mentes, dedicadas a cosas sin trascendencia, buscan afanosamente  pasar el tiempo en festines y aquelarres que sólo les traerá, en el final de los días, tristeza y desolación.

Por esto, instamos a nuestros queridos hermanos a hacer un examen profundo de conciencia y ver la gran generosidad que Dios tiene para todos los seres que siguen los pasos  de Jesús el Cristo, Hijo de Dios,  que nos da su ejemplo para que seamos dignos de alcanzar el Reino. El hombre licencioso Lee el resto de esta entrada »