Cantemos alabanzas a Dios

25 de octubre de 2010

Aun en estos tiempos, en que la asolación aumenta día por día, el devoto alaba a Dios. No por temor a los tiempos del fin que se expresan claramente en nuestra visión cotidiana, sin que busquemos signos en la tierra y en el cielo, que allí están, sino que en este cumplimiento, los devotos vemos también el cumplimiento de toda promesa de Dios. Alabado sea, y su Hijo. Lee el resto de esta entrada »


El justo no ha de temer

16 de noviembre de 2009

Asolada la tierra por el impacto maligno llora la angustia de ver a los seres que transitan cabizbajos, llenos de congoja, pesándoles sus pecados y los pecados ajenos por los cuales serán juzgados en un corto plazo.

¡Hay de estos seres que inmóviles miran con mucha indiferencia la Lee el resto de esta entrada »


Nuestra actitud para estos tiempos

16 de marzo de 2009

Todas las épocas son difíciles para las almas en evolución, pero actualmente, son tiempos extremadamente dificultosos para las personas que anhelan la inmortalidad en el amor de Cristo Jesús. Estos anhelos a veces no son auténticos por cuanto no están respaldados por el esfuerzo personal sino sólo por el deseo ilusorio, lo cual lleva a la negligencia, a pensar erróneamente, como por ejemplo, sólo sobre lo bueno que es Dios olvidándonos de su justicia. Muchos piensan que no hay condenación, porque Dios es tan bueno que Lee el resto de esta entrada »


Burbujas de éxito

21 de febrero de 2009

El éxito nos complace cuando sentimos que nos acompaña la justicia y el orden.

Lee el resto de esta entrada »


Burbujas de criterio

27 de agosto de 2008
  • Vas pateando piedras por el camino, ¡Cuidado!, puedes patear tu criterio. Cuando caminas por la vida miras hacia atrás, ¡Qué lejano está tu criterio!. Lee el resto de esta entrada »

La Clemencia del Rey

15 de abril de 2008

El rey miró tristemente al mi­nistro del Orden.

—Sé que amas aún a los que trasgreden, pero en este reino no hay sitio para ellos— dijo el minis­tro.

—Han trasgredido el orden y por consiguiente la maldad se ex­pande rápidamente. Cada quien hace Lee el resto de esta entrada »