Enloquecida esencia

29 de noviembre de 2012

Como huracán que clama
rabioso en la tormenta,
como trueno que desgarra
las nubes heridas por los rayos, Lee el resto de esta entrada »


De sombras y de luces mi castillo

26 de noviembre de 2012

Es mi castillo mi alma
donde habitan mis colores
ocultos por dolores;
es mi alma mi castillo Lee el resto de esta entrada »


Con qué llanto

2 de diciembre de 2009

Con qué llanto Señor
el alma desbordada
salir de sombras
implora acongojada. Lee el resto de esta entrada »


Burbujas de acción

28 de noviembre de 2008

El propósito de la acción de la naturaleza es vivir en armonía con el hombre, mas el hombre la destruye.

 

Dime, ¿Es buena la acción del hombre o de la naturaleza? , ésta, con su fuerza ciega, tiene razón.

 

Sal de las sombras y entra en el mundo de las acciones concientes. Lee el resto de esta entrada »


El ángel herido

15 de mayo de 2008

Hay un ángel herido en tu pecho,
hay un ángel de alas rotas que quiere volar,
hay un ángel lloroso, extraviado
en las sombras de tu corazón. Lee el resto de esta entrada »


¿No Te Importa?

20 de marzo de 2008

Como el pájaro que del cielo cae herido
de muerte por el fulminante rayo,
así la soberbia alma que al cielo ignora
va a profundo abismo en fatal caída.
¿No te importa?.

En las sombras en que a prisa va perdida
siempre en lo alto una luz piadosa brilla
para que al cielo alzando su mirada
suplique el alma con dolor arrepentida.
¿No te importa?.

Y en la tierra hay voces que a ella llegan
mas, confundida en rudas ilusiones
apozadas en la mente y su materia,
no las oye, y las luces pronto niega.
¿No te importa?.

Y aunque clame y se agite su conciencia,
y se rebele y llore y se lastime
aquella alma no se apiada de sí misma
y se destruye.
¿No te importa?.

Atraída por tantas luces de oropeles,
por falsedades que aparecen tan normales,
rechaza el alma dormida la luz de realidades,
se alza airada, soberbia, se violenta y apedrea
a quien su yerro muestra y su caída.
¿No te importa?.

Y así, esta alma enceguecida,
que no escucha,
que no siente la súplica del cielo que la llama,
creyendo que está libre,
por sí misma se condena.
¿No te importa?

Ramatis Zand

Click en botón play para escuchar.